Misa negra. Qué se hace en ella

Misa negra. ¿Qué se hace en ella?

La misa negra es un rito llevado a cabo por practicantes del satanismo. Estos grupos se enfocan en burlarse de los rituales que practican algunas religiones, en especial el cristianismo. En sus misas usan varios elementos de la religión católica cristiana, como las ostias, el vino, los crucifijos, los santos, el agua bendita y la palabra de Dios.

Las misas negras y la profanación

Las misas negras tiene un enfoque: la profanación de la palabra de Dios. Es decir, aborrecen cualquier mensaje que hable del perdón, el amor y la fe y lo traspasan a la venganza, la lujuria y el ateísmo.

Además las oraciones consagradas a Dios y a su hijo son cambiadas para nombrar a satanás y otros demonios. Básicamente el sacrilegio es la meta de cualquier misa negra. 

Cuando se lleva a cabo estos rituales, quienes dirigen la misa (sacerdotes o sacerdotisas) se visten de monjas o sencillamente no se colocan nada.

Disponible 24H

En mi botanica Chicago ofrezco mis servicios de brujería, hechicería y santería. Estás en manos expertas.

La ambientación de las misas negras

Es común que se realicen orgías durante la ceremonia y se consuman sustancias alucinógenas. Por otro lado, existen registros donde se cometen sacrificios de animales y en algunos casos de personas. Aunque el propósito en sí de la misa es la lujuria y la eliminación de las normas morales.

Los adeptos de las misas negras decoran los templos con velas, cirios, estrellas de cinco puntas y en medio la figura de una cabra, cruces al revés, espadas y figuras de mujeres desnudas.

La misa negra reafirma al hombre como un animal. En los ritos se reafirma que el hombre no será dominado por instituciones religiosas, educativas y políticas.

Hay quienes les intriga saber cómo es una misa negra, en brujeria Chicago te comparto temas relacionados al mal, el satanismo y la bujería. Así que visita mi página y encuentra temas de tu interés.

Disponible 24H

En botanicas Chicago doy solución a todo tipo de problemas, por más complicados que parezcan. Soy un brujo con 35 años de experiencia, así que estás en las mejores manos.