Protéjase de las envidias

La gente siempre quiere poseer lo que usted tiene, no lo permita con esta oración:

Gran divinidad espiritual! ¡Oh Princesa poderosa!

Con tu poder milagroso Líbrame de todo mal

De robo en mi camino Peleas, heridas mortales, A ti y a todos los santos. 

Tú me libraras de miedos De brujas y de hechiceros Y de los malos vecinos Que intentan hacerme mal.